La Unión Europea, en el marco del programa H2020, destinará más de 30 millones de euros a tres proyectos en los que participa el centro tecnológico de Arrasate

Estas adjudicaciones avalan la trayectoria de IK4-IKERLAN en la transferencia tecnológica a las empresas

La entidad guipuzcoana colaborará con los fabricantes y proveedores más importantes del sector energético y transporte eléctrico

El centro tecnológico IK4-IKERLAN contará con una participación destacada dentro de la apuesta de la Unión Europea por buscar nuevas soluciones a los principales retos del ámbito de la gestión y el almacenamiento energético. Este apoyo de la Unión Europea avala la capacidad de transferencia tecnológica a las empresas más reconocidas de nuestro entorno como CAF, Vectia (filial de Grupo CAF), Orona, Fagor Ederlan, Iberdrola Renovables y Cegasa.

De este modo, la adjudicación de estos proyectos permitirá a IK4-IKERLAN seguir adquiriendo conocimiento de primer nivel y continuar en la vanguardia tecnológica en el ámbito energético y de la movilidad eléctrica.

En concreto, la entidad de Arrasate-Mondragón será el aliado tecnológico de los proyectos Ghost y Assured, que buscan desarrollar nuevos sistemas de movilidad eléctrica para el sector del transporte. De forma paralela, IK4-IKERLAN lidera la iniciativa de mejora de la eficiencia energética en la industria, denominada ETEKINA.

Los tres proyectos se llevarán a cabo dentro del programa H2020 de la Comisión Europea y para ello contarán con un presupuesto total que asciende a más de 30 millones de euros.

 

Mejorar el comportamiento energético en procesos industriales

 

El primero de los retos al que deberá hacer frente IK4-IKERLAN tiene como finalidad mejorar el comportamiento energético de los procesos de producción mediante la recuperación y la reutilización de calor que actualmente se disipa en los mismos. De esta manera, el centro tecnológico busca fomentar la competitividad del tejido industrial.

En el marco del proyecto ETEKINA, que ha arrancado en 2017y tendrá una duración de 4 años, el centro tecnológico está trabajando en el desarrollo y validación de intercambiadores de calor basados en tecnología de caloductos para el sector del acero, cerámico y el de los metales no ferrosos. El calor recuperado será utilizado en los procesos industriales mejorando su eficiencia energética, reduciendo sus costes operacionales y minimizando las emisiones de CO2.