El centro tecnológico IK4-IKERLAN desarrolla diversos proyectos industriales con empresas y participa en algunos de los proyectos más importantes a nivel europeo para el desarrollo y aplicación de estas tecnologías

 

Los sistemas de almacenamiento de energía, la gestión energética y la electrónica de potencia se han situado en la diana investigadora de sectores como el del transporte,  las renovables, o los procesos productivos,  que buscan aumentar su competitividad a través de soluciones reales, con mayores funcionalidades  o de menor coste, y que les permitan elevar los niveles de eficiencia y fiabilidad, ofreciendo a su vez soluciones sostenibles y más respetuosas con el medio ambiente.

En este contexto, el centro tecnológico IK4-IKERLAN colabora en la actualidad con las empresas más destacadas en el desarrollo e integración de estas tecnologías en sus productos, como es el caso de CAF, Vectia (filial de Grupo CAF), Orona, Fagor Ederlan, Iberdrola Renovables y Cegasa entre otras.

Además, con el objetivo de seguir incorporando nuevo conocimiento en estos ámbitos, el centro tecnológico de Arrasate-Mondragón cuenta con una participación destacada dentro de la apuesta de la Unión Europea por buscar nuevas soluciones a los principales retos del ámbito de la gestión y el almacenamiento energético.

En este sentido, la entidad investigadora es la aliada tecnológica de los proyectos Ghost y Assured, que buscan desarrollar nuevos sistemas de movilidad eléctrica para el sector del transporte y liderará una iniciativa denominada ETEKINA, para mejorar la eficiencia energética en la industria.

Los tres proyectos se están llevando a cabo dentro del programa H2020 de la Comisión Europea y para ello cuentan con un presupuesto total que asciende a más de 30 millones de euros.

 

Mejorar el comportamiento energético en procesos industriales

 

En el marco del proyecto ETEKINA, que ha arrancado en 2017 y tendrá una duración de 4 años, el centro tecnológico está trabajando en el desarrollo y validación de intercambiadores de calor basados en tecnología de caloductos para el sector del acero, cerámico y el de los metales no ferrosos.

Se prevé que el proyecto culmine con la instalación de los dispositivos en entornos reales, como la fábrica de Fagor Ederlan en Arrasate, en las instalaciones de SIJ Metal Ravne en Eslovenia, y en la planta de Ceramiche Atlas Concorde Spa, en Italia.